El Observatorio organiza una mesa redonda sobre la religión en Europa

Publicado el

El Observatorio Blanquerna ha organizado una mesa redonda en el marco de las XXIII Jornadas de Comunicación Blanquerna que este año giraban alrededor del título «Por qué Europa».

(Artículo extraído de Catalunyareligió.cat. Redactada por: Alba Sabaté)

Qué papel tienen las religiones en la evolución del viejo continente? Es una pregunta que este martes ha contestado la mesa redonda ‘La responsabilidad de las religiones en la construcción de Europa’, celebrada en la Facultad de Comunicación y Relaciones Internacionales Blanquerna en el marco de sus Jornadas de comunicación anuales.

Moderada por Jordi Sànchez, profesor de la Facultad y subdirector del Observatorio Blanquerna de Comunicación, Religión y Cultura, la mesa lo han integrado expertos de varias confesiones: Moriah Ferrús, judía de la Comunidad Atid, Ruth Giordano, evangélica, pastora auxiliar de la Iglesia Unida de Terrassa, Dídac Lagarriga-Bilal Ibn Samar, escritor y periodista musulmán y Antoni Matabosch, católico, presidente honorífico de la Fundación Joan Maragall.

Saber donde estamos es saber de donde venimos

“La realidad histórica de Europa es plural y ambivalente; ha demostrado que tiene la capacidad de hacer el mejor y también el peor”, ha afirmado Matabosch. Volviendo pues en su origen, los diversos participantes han coincidido que la historia del viejo continente tiene luces y muchas sombras.

La representante evangélica, Ruth Giordano ha destacado, por un lado, la tarea de ayuda humanitaria ejercida por las religiones como la más positiva de las aportaciones. “La acción social y la caridad son la parte más visible del hecho religioso a Europa”. De los evangélicos en concreto, ha subrayado “la capacidad de hospitalidad y de integración”.

Para Antoni Matabosch, el cristianismo ha contribuido con la noción de persona, “la preeminencia del ser por encima del tener”. El presidente honorífico de la Fundación Joan Maragall también ha hablado de valores como el perdón, la gratitud, la acogida y la solidaridad como aportaciones a tener en cuenta.

Desde el judaísmo, Moriah Ferrús ha explicado que el civismo es el valor fundamental del pueblo judío en la construcción de Europa. A pesar de esto, ha querido dejar claro que “En Europa, la palabra religión ha estado, muchas veces, sinónimo de guerra, inquisición o expulsiones”.

¿Hacia donde vayamos?

Igualmente, la evangélica Giordano ha destacado como, “desde la Antigüedad hemos tenido miedo del otro que no piensa cómo yo”, un miedo que todos los ponentes han compartido, tiene muchos riesgos y ha desembocado en graves crisis al continente. En este sentido, no hay que ir mucho atrás. Dídac Lagarriga-Bilal, ha asegurado que actualmente “Europa sufre eurocentrismo porque se ha creído la fábrica epistemológica del mundo”.

Matabosch ha puesto sobre la mesa la cuestión del ecumenismo y el diálogo interreligioso favorecido por los valores cristianos. “Tenemos que aprender a convivir en la diversidad y el respecto al otro”, ha señalado Giordano sobre el tema. Lagarriga-Bilal ha insistido que “si nos aislamos del otro, nos aislamos de nosotros mismos”.

Analizando el contexto actual, Ferrús ha remarcado que los modelos de acogida que se han aplicado durante la historia –como el francés o el americano– no han funcionado y que hay que repensar cómo integramos el otro. Teniendo muy presente la crisis de refugiados, la judía ha afirmado que las personas de su confesión tienen mucho que decir. “Si tenemos que construir una Europa nueva, se puede hablar con el pueblo judío, que ha vivido muchas destrucciones y construcciones”. De hecho, la Moriah ha sentenciado “si tocar fondo tiene algo buena es que podemos pensar cómo queremos volver a ir hacia arriba”.